Kipo, la animación de Netflix que merece más atención

Kipo_1_Virtual_Zone

En el ambiente actual de contenido digital, tenemos una oferta que sobrepasa la demanda de series y películas a las que tenemos acceso; en este ambiente que parece los juegos del hambre de las plataformas de streaming, pueden haber varios proyectos que pasan sin pena ni gloria y nosotros como audiencia nos perdemos varias joyas que valen mucho la pena, todos hemos oído de Desencanto o Bojack Horseman, pero hoy quiero contarles sobre Kipo, una serie animada de Netflix que me sorprendió mucho.

¿De Qué Trata la Serie?

Kipo inicia rápido y al punto, la serie toma su nombre del personaje principal una chica de 15 años llamada Kipo, ella vive en un futuro post apocalíptico donde los humanos se ven forzados a vivir en colonias bajo tierra, mientras que el mundo de la superficie está dominado por animales antropomórficos con inteligencia comparable a la humana. En el primer capítulo somos introducimos a nuestra protagonista y su principal compañera de aventuras en este mundo caótico, Lobezna, una chica de la superficie que la ayudará a reunirse con los suyos después un incidente que la separa de su padre.

A medida que avanza la serie son introducidos más personajes que se unen al equipo de Kipo, ella crea su propia familia en la superficie, compuesta por miembros de las diferentes especies que existen en este mundo, por lo que la serie aborda temas de diversidad, choques culturales y conflictos raciales de manera metafórica, sutil y muy efectiva. Por otro lado, esta es una serie de aventura y equilibra muy bien escenas de acción con conversaciones y exposición entre todos los personajes, con un ritmo muy disfrutable.

El Tono y la Animación

Kipo sorprende y se siente refrescante porque a pesar de no reinventar ninguna fórmula, destila perfectamente lo que debería una serie animada para todos los públicos, que te haga sentir bien y ofrezca discusiones sobre problemáticas que reales de modo que los niños puedan entenderlas, todo esto sin sentirse forzadas ni como mensajes educacionales, todo lo que la serie trata de decir se siente honesto y funciona por sí mismo.

La animación es vibrante, colorida y fluida, a veces predominan los tonos neón y pastel pero ciertamente no se ve como otras series animadas, tiene un estilo muy agradable de ver, como de libro infantil ilustrado o cómic independiente; como dije anteriormente, es en las escenas más frenéticas o momentos más intensos de la serie donde estos aspectos técnicos brillan aún más.

Eso es lo Bueno ¿ Y lo Malo?

En este apartado no hay mucho que criticar realmente, quizás los pecados más grandes que comente la serie es abusar de ciertos tropos o clichés del género, como cuando los protagonistas salen librados de situaciones gracias al poder del guión, o la capacidad del protagonista de aparentemente volver aliados a ciertas presencias antagonistas, pero en su mayoría son cosas que se pueden dejar pasara ya que no rompen la experiencia.

Otro punto negativo quizás, es que como dije, al menos la primera temporada no aporta nada nuevo a la fórmula ni al género, aún necesito ver como progresa la historia (porque esa una parte muy importante de la serie) pero aunque no reinventa nada, la verdad no tiene que hacerlo. La serie te ofrece mucho con un mundo interesante y personajes muy entrañables.

Yo recomiendo Kipo como esa serie que ves de manera complementaria a tu binge del momento, es un muy buen respiro para cuando te sientes aburrido de ver siempre lo mismo y es una fuente de alegría si ya te cansaste de que todo lo que consumes en contenido se ponga hiper reflexivo o depresivo, esta es una serie para sentirse bien y sonreír un rato. También funciona como tu serie principal si no tienes nada que ver en el momento, tu decides, pero si te consideras fanático de la animación, entonces no te la puedes perder.

Para más recomendaciones de animación, échale un ojo a esta reseña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *