Dinero en los videojuegos: las dos caras de la moneda.

Desbloquear_comprar_videojuegos_Virtual_Zone

Dinero en los videojuegos, tiene dos caras de la moneda; como en la vida real. El dinero es gestionado por una política monetaria que se encarga de garantizar su máximo rendimiento y así obtener grandes beneficios. En otras palabras, cada juego de video posee una moneda de cambio que se emplea para adquirir cierto tipo de recompensas que nos permiten mejorar nuestra experiencia de juego. Hablamos de: monedas, créditos, pavos, hierros, fichas (entre cientos de otras denominaciones), dinero que podemos gastar a diestra y siniestra en una amplia gama de mapas, armas, coleccionables, potenciadores, personalizaciones de personajes y mucho más.

 

Moneda_videojuego_Virtual_Zone

 

Aunque cada videojuego posee su propio sistema financiero, por lo general se basa en una mecánica remunerativa ligada al progreso o puntaje del jugador, lo que nos motiva a juntar la mayor cantidad de efectivo, ya sea recolectándolo como las piezas de Lego; o bien completando diversas tareas. Si el tiempo y la habilidad están de nuestro lado, basta con entrar a la tienda virtual y comprar los artículos que se encuentran a la venta. En este caso, las transacciones se llevan a cabo con la fortuna que acumulamos dentro del juego; más horas de diversión nos dan mayores ganancias y mejores botines. No obstante, este método puede llegar a ser muy demandante cuando nuestro tiempo es limitado o no somos muy diestros para desbloquear niveles o cumplir los retos.

 

Insignias_videojuegos_Virtual_Zone

 

Los desarrolladores de videojuegos, previendo esta situación; implementaron el uso de dinero real para la compraventa de recursos virtuales. De este modo, facilitan la adquisición de mercancía digital. A diferencia del método anterior, el poder adquisitivo del usuario pasa a primer plano dejando de lado su destreza; su inversión mina su economía, pero genera ganancias tangibles para la industria gamer.

Ambas estrategias de monetización, contrario a lo que pudiera pensarse, son complementarias entre sí y han estado presentes a lo largo de la historia de los juegos de video. En los arcades, por ejemplo; aparecen objetos de valor. Llámense: monedas, rupias, bananas, que tienen que recolectarse para obtener una mejor puntuación. Quien no poseía una consola, debía asistir a las famosas maquinitas y comprar una ficha, o bien insertar una moneda de 50 centavos que otorgaba una cierta cantidad de créditos para poder jugar.

 

Insert_Coin_Virtual_Zone

 

Con el paso de los años el uso del dinero virtual y real evolucionó hasta erigirse en uno de los pilares imprescindibles que conforman la esencia de todo videojuego. En efecto, ¿a qué fan no le gusta hacerse de un gran capital para invertirlo -derrocharlo- en un traje de pingüino o en una calcomanía de calavera? Monedas virtuales o billetes de banco, al final son lo mismo cuando se trata de mejorar la experiencia interactiva.

One thought on “Dinero en los videojuegos: las dos caras de la moneda.

  1. tomacinhe says:

    Excelente publicación, desde el título llamó mi atención.
    Siempre será debate entre jugadores retro y actuales, por las diferencias entre generaciones donde algunos prefieren la facilidad de compra y otros el honor de desbloqueo sin ventajas.
    Saludos

Deja un comentario